Diseño de las lentes digitales para sus gafas

La industria de las lentes oftálmicas ha experimentado una revolución en los últimos años, cuyos beneficios, voy a describir en este artículo. Nuevos materiales, nueva tecnología de diseño de lentes digitales tanto para lentes de visión única como progresivas, y nuevos recubrimientos multicapa antideslumbrantes, antiestáticos, antiestáticos y resistentes a los arañazos, han hecho que la corrección de la visión con gafas sea una experiencia de alta definición… una verdadera experiencia de alta definición.

 

Probablemente esté familiarizado con otros materiales de lentes más antiguos, como el vidrio, el plástico (CR-39) y el policarbonato, ya que éstos existen desde hace décadas. En 2001, sin embargo, un nuevo material llegó a estar disponible, llamado Trivex, y es el único material que no es policarbonato que puede soportar la prueba de resistencia al impacto de la FDA, la prueba de impacto de alta velocidad y cumplir con los estándares ANSI Z87.1’89. Trivex tiene un índice de refracción más alto que el plástico normal y es más liviano que el policarbonato, además de ser muy superior en calidad óptica debido a su menor aberración. También tiene propiedades inherentes de bloqueo UV y su mayor resistencia a la tracción lo hace más adecuado para el montaje de perforación en marcos que cualquier otro material. Los diseños de lentes asféricas de Trivex, garantizan una mejor calidad óptica para sus lentes graduadas.

 

Ha habido varios hitos en la evolución de la industria de las lentes oftálmicas. La introducción del CR-39 en 1946, y la introducción de la primera lente de adición progresiva (PAL) en 1959, por mencionar dos. El diseño de lente digital, también llamado diseño de forma libre, es otro hito.

 

Hasta ahora, las lentes esféricas y astigmáticas han sido creadas por un proceso llamado «fresado», realizado en una máquina con una rueda recubierta de diamante, el llamado generador. Después de realizar esta acción y se haya completado, se realiza un paso de alisado, conocido como «clarificación», usando una herramienta dura con una almohadilla abrasiva. Estas herramientas se denominan «herramientas de vuelta», y los laboratorios ópticos tradicionalmente tenían que tener bastidores elevados llenos de estas herramientas, ya que cada potencia de curva requería su propia herramienta de vuelta. Además, los laboratorios tuvieron que seguir este pasó con un paso de pulido, utilizando otra almohadilla menos abrasiva y una mezcla de pulido. El moderno laboratorio óptico contiene muchas filas de máquinas que realizan cada uno de estos pasos, con muchos técnicos de laboratorio óptico monitoreando el progreso de cada máquina. Como puede adivinar, esta es una forma costosa y lenta de fabricar lentes. El nivel de precisión de este tipo de producción es de ± 0,25 dioptrías (unidad de potencia óptica).

 

La superficie digital, sin embargo, se realiza con una máquina controlada por ordenador con una sola herramienta de corte de punta de diamante. Esto permite al laboratorio óptico generar la prescripción del paciente, el diseño progresivo de la lente, explicar cómo se llevan las gafas en la cara, y también incorporar el diseño esférico todo con un solo paso! La herramienta de corte trabaja en 3 dimensiones a la vez, no sólo dos como las máquinas más antiguas, y el nivel de precisión es de ± 0,01 dioptrías. Debido a que todo el diseño está en la superficie posterior de la lente, el paciente obtiene un campo de visión más grande y menos aberración cuando la lente está terminada. El corte de la superficie resultante es tan suave que se elimina el paso de «clareo» y las lentes pasan directamente al pulido. Debido a que el proceso de revestimiento digital (formas libres) está tan automatizado, se necesitan menos manos implicadas y se mejoran la velocidad de producción y la calidad. El costo de esta tecnología es en realidad más bajo que muchos otros cobran por el tipo de lentes más antiguos!

 

Los tratamientos de lente multicapa antideslumbrante Premium están diseñados para que cada capa del tratamiento (o pila) tenga un propósito específico. La combinación de química y física utilizada en la creación de estos tratamientos produce un producto que los pacientes pueden comprar con confianza.

 

Los recubrimientos anti reflectantes iniciales (AR) utilizaron una sola capa de fluoruro de magnesio para crear el tratamiento AR en la superficie posterior de la lente. Como la luz visible consiste en más de 400 longitudes de onda, eliminar sólo una de ellas no fue particularmente eficaz. Para eliminar los reflejos en todo el espectro visible, se necesitan varias capas de recubrimientos. Los tratamientos antideslumbrantes modernos emplean múltiples capas interrelacionadas que tienen diferentes funciones, conocidas como la «pila AR».

 

En primer lugar, se aplica una capa de recubrimiento duro en la lente. Las diferencias mecánicas entre el recubrimiento y una lente (incluyendo las diferencias de elasticidad, dureza, y las tasas de expansión y contracción bajo presión o como resultado de los cambios de temperatura) pueden fácilmente conducir a la de laminación, agrietamiento y arañazos. Añadir un recubrimiento duro puede resolver este problema. A continuación, se aplica una capa de adhesión, seguida de una capa de durabilidad.

La moderna pila antideslumbrante se compone de 5 capas de productos químicos patentados y combinaciones de procesos. Están compuestos de materiales de alto índice y bajo índice alternados. La primera capa es una capa de adhesión de dióxido de silicona, un material de bajo índice de refracción de 1,47. La segunda capa es un óxido metálico de alto índice, generalmente dióxido de circonio (ZrO2, índice = 2,06) o dióxido de titanio (TiO2, índice = 2,45). La tercera capa es otra capa de SiO2, la cuarta es otra capa de alto índice, y la quinta capa es otra capa de SiO2. Cada capa tiene un grosor diferente, una cuarta parte de la longitud de onda del color de la luz que intenta atenuar. La lente terminada tendrá un «color reflejo» específico dependiendo de la longitud de onda de la luz que queda después de que la pila hace su trabajo. Las cantidades de trazas de luz visible aún se reflejan en una superficie tratada, pero la pila está diseñada para atenuar los reflejos donde el ojo humano alcanza su punto máximo de sensibilidad, que es 550 nm (amarillo-verde).

 

La mayoría de los tratamientos anti reflejantes Premium terminan en la parte superior con una o varias capas antiestáticas (ya que al limpiar la lente se genera una carga estática), hidrofóbicas (repelen la humedad) y oleo fóbicas (repelen los aceites). Este tipo de tratamiento anti reflejante es la culminación de la ciencia moderna. Cualquiera que esté familiarizado con dispositivos ópticos de alta calidad como telescopios, binoculares y cámaras digitales de alta calidad, entiende la necesidad de tales revestimientos.

Deja un comentario